XVI CPD. Emprende como puedas (Parte 2) #CongresoHuesca

Segunda parte de la ponencia ‘Periodismo emprendedor’ en el XVI Congreso de Periodismo Digital de Huesca. Y para compensar la testosterona de la primera tanda, esta vez sí han subido mujeres al escenario. La sesión ha ido desde la ilusión de los principiantes al humo del empredimiento hueco, pasando por profesionales que buscan nuevas y, oh sorpresa, viejas vías.

Han arrancado las chicas de Radio Conectadas, un proyecto de tres compañeras de carrera que han apostado por hacer radio “que recupere su valor informativo y social”. Pero… ¿Cómo llegar a la gente si no eres conocida? Creando expectación y, sin nada de dinero que invertir, metiendo horas en el proyecto. Esta radio autogestionada, sin infraestructura, graba a través de Skype. Con apenas cuatro meses de rodaje, ya piden presupuestos para tener por fin un estudio profesional. Tras la sesión anterior, con tipos de carrera o en medios ya consolidados, su exposición ha sido un baño de realidad. Los jóvenes tienen ganas, pero sin dinero ni nombre se lo montan como pueden.

Siguiente ponente. Delia Rodríguez, de Verne, medio ‘empotrado’ en El País. Lo suyo es el estudio de la viralidad: qué le gusta al usuario y qué le lleva a compartirlo en redes sociales. Pensaron en sacar un medio orientado a la viralidad “de calidad”, y le propusieron el proyecto a El País. ¿Cuál es su clave? Apelar al asombro, a la maravilla. En Verne trabajan apenas seis personas. Nacieron hace poco, en septiembre de 2014 con un blog, y luego pasaron a tener web propia. “Empieza antes de saber qué quieres hacer”, ha aconsejado Rodríguez. En su búsqueda de la viralidad, renuncian a los contenidos ligeros (si bien ahora mismo en su web tienen una noticia sobre El Risitas) y al SEO ( y apunto: no me lo creo. al preguntar a Delia por el tema, ha respondido con lógica: “no hacemos SEO porque nuestro público lo buscamos por redes sociales).

Luis Martínez Barecha ha saltado al ruedo para defender el proyecto de esRadioHuesca. Un poco de periodismo local entre tanta visión global. Lo suyo no es solo radio, ya que están montando también una tele, siguiendo el modelo de Federico Giménez Losantos. Aquí, más que periodismo, ha sonado la voz del emprendedor de manual.

Borja Bergareche, del gigante Vocento, ha traído la experiencia del Vocento MediaLab. Ha explicado la grandeza de su grupo. Y luego ya ha hablado de la innovación, sin decir mucho: “cúrrate la formación”, “experimenta, prueba, sal en beta”, “hay que compartir”, “sé humilde”…

Y para cerrar, un proyecto en papel: el semanario Ahora, proyecto tras el que está el veteranísimo Miguel Ángel Aguilar. Lo ha traído Ramón González Férriz, que ha anunciado que estarán en la calle antes de las próximas elecciones autonómicas y municipales. Tendrán versión en digital, convencional, pero en analógico tendrá un tamaño considerable, al estilo de las ‘sábanas’ anglosajonas. Quieren ser un periódico de reflexión, para el fin de semana. Saldrá con solo tres secciones. política, economía y cultura. La empresa que lo sacará tiene unos 180 accionistas, que tienen participaciones pequeñas. El equipo periodístico está compuesto por 15 personas, que no redactan, sino que editan los textos que escribirán ‘freelances’. En suma, un proyecto innovador de periodismo de corte clásico. Tanto que, en un congreso como este, han sonado a nota discordante.

XVI CPD. Emprende como puedas (Parte 1) #CongresoHuesca

Emprendedor. Qué palabra y concepto tan odioso. Sin embargo, a fin de cuentas, aplicado al periodismo no quiere decir otra cosa que gente con ganas que monta nuevos proyectos, por lo general por su cuenta y con cuatro duros. O incluso con algún que otro duro, vía indemnizaciones millonarias y mecenazgos populares de éxito. Si me apuran, en este saco se pueden meter hasta buques ya botados que se lanzan a surcar nuevos mares. Sobre ese nuevo panorama fruto de periodistas con iniciativa e ideas efervescentes ha tratado la ponencia ‘Periodismo emprendedor. Nuevos proyectos’ del XVI Congreso de Periodismo Digital de Huesca. Dada la cantidad de ponentes, se ha estructurado en dos partes. En la primera tanda han participado Alejandro Laso, Alfredo Casares, Eduardo Suárez, Javier Gallego y Miguel Mora.

Cada uno de los ponentes ha tenido ocho minutos para vender su burra. El primero ha sido Alejandro Laso, de El Confidencial, un medio nativo digital que ha dado una vuelta de tuerca y ha montado un ‘laboratorio’. Una apuesta por la innovación cuando el producto ya está rodado. Tienen tres patas: diseño y usabilidad, nuevas narrativas y desarrollo de audiencias. Y en todos han llevado a cabo ya experiencias que han podido ver los lectores.

Siguiente turno. El Español, el diario de Pedro J. Ramírez. Expone Eduardo Suárez, subdirector y miembro del equipo fundador de este proyecto. Nacieron el 1 de enero pero hasta el 11 de febrero no se manifestaron como blog, mientras tanto, solo tuvieron presencia en redes, donde lanzaron ya la búsqueda de personal. Y han montado un ‘crowdfunding’. No uno cualquiera: han batido el récord mundial de recaudación. “No lo necesitábamos, teníamos capital. Pero lo hemos hecho para crear comunidad, lectores fieles y militantes. Además queremos tener el control del medio y ganar en independencia”.  Mientras llega la puesta de largo oficial… ¿Qué hace una redacción de cinco periodistas para tener impacto? Pues cosas como una foto panorámica de la manifestación de Podemos en la Plaza de Sol, narrar en directo las elecciones griegas o hacer perfiles ‘de seguimiento’ de políticos.

El Diario de Navarra es un clásico en un ecosistema en el que influye de forma decisiva la tecnócrata y familiar facultad de periodismo de Pamplona. Pero han decidido montar un proyecto de “intraemprendimiento” para ponerse al día; un laboratorio de innovación dentro de la propia redacción. Lo ha expuesto Alfredo Casares, que ha repasado algunos ejemplos. Por la pantalla que ha usado como apoyo -al igual que sus compañeros de charla, todos hombres, por cierto- también han pasado prototipos de nuevos formatos para narrar. Ha explicado que cuentan con un equipo reducido, y que buena parte del personal que emplean son estudiantes. Sus objetivos pasan por transferir sus progresos al medio ‘padre’ y lanzar un nuevo producto al mercado.

Javier Gallego ‘Crudo’, el responsable del programa radiofónico ‘Carne Cruda‘, ha explicado su experiencia utilizando el no muy innovador -porque él mismo ya lo ha usado anteriormente, más que nada- formato de la auto-entrevista. Su historia es la de un programa de éxito, si bien minoritario, que durante tres temporadas lo petó en Radio 3. Con el cambio de aires políticos los mandaron a escaparrar de la radio pública; se fueron a la SER, donde tampoco tuvieron buen acomodo. Así que finalmente han optado por emitir con el apoyo de sus seguidores, “hacer la primera radio en España pagada por sus oyentes”. La gente respondió a través del ‘crowdfunding’ y a través de esta vía se convirtieron en “productores” del programa. 85.000 euros han sacado, y todo se ha ido a hacer un programa que tiene unas 25.000 descargas semanales. Tienen un acuerdo con eldiario.es, que se beneficia del tráfico que genera ‘Carne Cruda’.

El veterano Miguel Mora ha traído la experiencia de CTXT, fruto de uno de tantos despidos en El País. Diez socios fundaron la empresa “a todo correr” con 3.000 euros. Como idea original, minimalismo a tope, lo que ha exigido que las pocas piezas publicadas sean de calidad. “Soy  ‘viejuno’, no sé de mediciones de visitas, pero la fórmula ha sido un éxito”, ha explicado Mora. Han montado también un ‘crowdfunding’, más modesto que el de sus anteriores compañeros de ponencia, que ha recaudado 24.000 euros. En realidad, han empezado haciendo periodismo y ahora quieren montar la empresa. Para Mora, CTXT es “un pequeño artefacto más antiguo que innovador que espero que os guste”.

XVI CPD. Pero… ¿Qué es Quartz? #CongresoHuesca

Aún hay espacio para la innovación en el periodismo digital. Suena paradójico, pero en poco tiempo da la impresión de que todo está ya inventado. Y no. Hasta el XVI Congreso de Periodismo Digital de Huesca ha venido Gideon Lichfield, fundador y ahora editor de Quartz (qz.com). Gideon, que durante 16 años trabajó en el vetusto The Economist, ahora está en el lado más puntero de los media, aquel en el que se tiene en cuenta no solo el estar sino el cómo estar. Ha tenido como interlocutora a María Ramírez, del equipo del naciente El Español.

Lichfield ha explicado que la génesis de Quartz está en “la idea de que hay una audiencia global anglosajona que se interesa por la prensa económica, pero que está acostumbrada a recibir la información de medios tradicionales. ¿Qué pasaría si intentáramos crear The Economist en el siglo XXI? Esa audiencia ahora espera recibir las noticias en su móviles y por redes sociales, tiene poco tiempo y quiere seguir las tendencias globales de una forma efectiva y que no les quite tiempo. Diseñamos Quartz para este público”.

Y más allá de las vías y los formatos, está la filosofía. En Quartz no tratan todo, y lo que abordan lo hacen a su manera. “Hay muchos temas a nivel global que son interesantes, pero no son relevantes. Eso no lo cubrimos. Cuando cubrimos un tema, buscamos hacerlo de forma creativa”. Pone un ejemplo: el acuerdo entre la troika y Grecia. “Es una noticia interesante, pero es aburrida si la cuentas al estilo tradicional. Uno de nuestros periodistas tomó la carta de la troika y la tradujo del inglés burocrático a un inglés ‘que se entendía’. Hay análisis y hay toque de humor en este tratamiento de la noticia”.

“Alentamos a los periodistas a usar la creatividad”. Vale, pero… “¿Cómo se les motiva?”, pregunta María Ramírez. “En un medio como The Economist el periodista tiene el respaldo de la institución. Eso es más difícil en los nuevos medios. Pero a cambio les damos cercanía con los lectores, lo que le permite pensar cómo escribir un tema para que se mueva en redes”.

El concepto de Quartz no acaba con la idea del periódico tradicional, el poder de una cabecera asentada. “La marca es importante, quizás lo más importante. Si confías en la marca, vas a hacer clic cuando ves el enlace en redes. Es cierto que no hay ningún lector que vea todo Quartz como haría con un periódico en papel como El País, pero ve ‘su’ Quartz y sabe lo que le ofrece”

Quartz. ¿Por qué este nombre? Tiene su aquel: “el cuarzo es uno de los materiales más comunes del mundo”, revela Lichfield. Pero en realidad, la denominación es solo “un sobre vacío” que dotar de contenido. “Como hemos hecho un buen trabajo, nadie se ríe del nombre, se lo toman en serio”. La url, qz.com, tan breve, también es algo muy pensado, que permite compartir con facilidad en redes.

Los temas no se agrupan por secciones, sino por obsesiones. “No podíamos tener un especialista para cada tema, somos un medio pequeño. Pero a la vez queremos tratar temas que consideramos pueden interesar. Así que elegimos estas obsesiones pensando en el público y, sobre todo, en qué quieren escribir nuestros periodistas”. Entre sus obsesiones no está la política. “Es algo que ya tiene muchos que se ocupen de ella. Pero a veces surge, y cubrimos los temas que tienen relevancia global, como el conflicto de Ucrania”.

¿Ventajas del modelo Quartz para el periodismo? “En Quartz tenemos más flexibilidad porque solo estamos en Internet, y al ser más pequeños nos movemos más rápido. Podemos centrarnos más en lo que abordamos y trabajar con otros plazos”.

María Ramírez le cuestiona por su historia favorita entre las que hasta el momento ha publicado Quartz. Y Lichfield confiesa que se trata de aquella sobre los pilotos que usaban Instagram en pleno vuelo. Uno de sus periodistas detectó el fenómeno, y explicó que eso podía ser ilegal y probó que efectivamente eran pilotos los que tomaban esas fotos. Al publicarlo le llegaron amenazas de muerte. Un ejemplo de creatividad… Aunque sea un poco chorras, la verdad.

A todo esto, ¿cómo se hace rentable tanta innovación y modernura? “Tenemos publicidad, pero muy específica: aerolíneas, coches de lujo, etc. Anunciantes que buscan aparecer al lado de contenido de calidad. Es una publicidad cuidada que nos permite cobrar más por esos anuncios”. Y aunque Quartz ‘mole’ mucho, lo cierto es que… “No somos rentables todavía, aunque estamos cerca de conseguirlo”.

Quartz se está expandiendo a la India… “¿Funcionaría para el mercado en español?” “Tendrían que hacerse números”. Parece que en Quartz, tan preocupados por la marca, ya saben lo que se esconde tras la Marca España…

XVI CPD. Narrar la realidad de la desigualdad #CongresoHuesca

Hora de pesos pesados. Enric González, Soledad Gallego-Díaz y Carlos Dada se han subido al escenario del XVI Congreso de Periodismo Digital de Huesca para conversar sobre la desigualdad. Algo que sonaba a Tercer Mundo hace una década, y ahora tenemos en la puerta de nuestra casa, e incluso dentro. Pero… ¿Por qué interesa la desigualdad y no la pobreza? Eso ha planteado como punto de inicio la moderadora, Lucila Rodríguez-Alarcón, de Oxfam Intermón.

“Antes de hablar de desigualdad habría que hablar de igualdad, que es un principio básico”, ha respondido Enric González. “Es algo de lo que somos conscientes desde hace tiempo, lo ve hasta el ciudadano peor informado. No hay que luchar contra la desigualdad, hay que pelear por la igualdad”. Para Soledad Gallego-Díaz “el discurso de la igualdad se retiró del debate político, parecía algo caduco. ¿Por qué ahora resurge? De pobreza habla Caritas, mientras que de desigualdad habla Harvard”. Y más allá de Piketty y compañía, lo que está claro es que “la desigualdad afecta a cada vez más gente”.

Carlos Dada, de El Faro de El Salvador, añade desde su experiencia y perspectiva que “la desigualdad ayuda a explicar los fenómenos mejor que la pobreza. En Centro América, por ejemplo, explica la violencia”. Y pone un ejemplo demoledor: “En mi diario intentamos hacer un estudio de qué municipios tenían menos homicidios; solo en siete no había habido uno en los últimos cinco años. Y dos de estos son de los más pobres de El Salvador. Lo que ocurría en esos pueblos es que todos sus habitantes eran pobres”.

Y claro, en todo este relato tienen que ver los periodistas. “No estoy del todo seguro de que un periodista pasivo ante las idioteces de su empresa, que asume cosas inasumibles, luego cuando sale y trata de contar lo que ve tenga el mejor ánimo para afrontarlo”, ha reflexionado González. “Supongo que ese periodista acepta como inevitable los fenómenos del capitalismo”. Conclusión: “Vamos mal”.

Aunque la situación empuje a tomar partido, Gallego-Díaz ha remarcado que “los periodistas no están llamados a luchar contra la desigualdad, su trabajo es contar la realidad. Si sales con prejuicios no cuentas bien. Pero este debate de la desigualdad ha abierto una brecha, y ha permitido que los periodistas ampliar su foco, enfrentarse a los jefes para proponer estos temas”.

Pero tocar estos temas es peliagudo. Y peligroso. Carlos Dada lo vive en sus carnes en El Salvador. “La desigualdad afecta a la sociedad en la que vivo, permite que quienes toman decisiones no estén en contacto con cómo vive la mayoría de la gente. El periodismo nos exige contar esas realidades y buscarles explicación”.

En España puede que no haya tanta impunidad como en El Salvador, pero como señala Gallego-Díaz, aún así “todos los días vemos desahucios”. “La crisis ha hecho desaparecer a algunos políticos del tablero, pero… ¿Dónde están los que provocaron la crisis? En el mismo sitio. Toda la plana mayor del estado financiero español permanece e incluso se ha hecho más rica”.

¿Cómo narrar la desigualdad desde medios propiedad de quienes no tienen escrúpulos? Para González, la culpa de las lagunas informativas no se debe tanto a las presiones entre bambalinas como a la actitud de los periodistas. “Hemos sido tontorrones, creyéndonos lo que nos decían sin necesidad de que la banca propiedad de los grandes medios nos apretara demasiado”. Un claro ejemplo: “La cuestión de los desahucios ha sido detectada por la prensa muy tarde”. Y cuando el tema sale a la palestra, “nos falta el cuajo para decir que no entedemos las explicaciones que nos dan”, ha denunciado Gallego-Díaz.

“Antes las campañas de los medios no dejaban impertérritos a los poderes, pero ahora los políticos no reaccionan ante los escándalos”, ha continuado la veterana periodista. González, también bregado, le ha dado respuesta: “Eso sucede porque los grandes medios ya no son grandes, y porque hemos llegado al colmo del cinismo, de plantear que cosas como la desigualdad son inmutables y eternas. Es el famoso ‘hago lo que tengo que hacer’ de Rajoy”.

En El Faro dan seis meses a sus periodistas para escribir una crónica. Dada ha explicado que los fenómenos complejos requieren dedicarles tiempo para encontrar las respuestas que el ciudadano no tiene tiempo de buscar por sí mismo… Otra cosa es que hacer ese tipo de periodismo sea rentable. Y mientras esos sucede en El Salvador, Dada se sorprende por el panorama mediático español: “coges la prensa clásica y cada periódico cuenta un país distinto”.

XVI CPD. Nuevo periodismo y viejos problemas en México #CongresoHuesca

Si en España la cosa está jodida para el periodismo… ¿Cómo no estará en México? El XVI Congreso de Periodismo Digital de Huesca ha querido fijar su mirada en lo que ocurre en la profesión al otro lado del Atlántico, en un país donde la violencia, o eso nos dicen los prejuicios y las noticias que aquí llegan, es el pan nuestro de cada día. Han tomado la palabra Daniel Moreno (Animal Político), la reportera Marcela Turati y Salvador Fraustro (El Universal).

Crimen organizado y Estado amenazan a los periodistas en México, y dejan a los profesionales de la información en una situación muy vulnerable. Héroes a su pesar. El pesimismo ha predominado en la charla. Dosis de autocrítica. Y aún así, sobrevive la pulsión por informar de lo que ocurre. Y a pesar de todo, periodismo.

Hemos preferido dejar descansar los dedos y prestar intensa atención.

XVI CPD: ‘¿Quién maneja mi barca?’ #CongresoHuesca

El XVI Congreso de Periodismo Digital de Huesca avanza y las teclas y dedos no dan abasto. Llega la ponencia ‘¿Quién influye en la agenda?’, que suena al mítico ‘¿Quién maneja mi barca?’ de Remedios Amaya en Eurovisión. Aquel año España quedó última. Zero points. Aquí el resultado ha sido más digno, pero el debate tampoco ha aportado grandes revelaciones que los asistentes no pudieran colegir por sí mismos. Dicho lo cual, siempre está bien escuchar ejemplos que reafirmen las intuiciones. Ha lidiado con la charla Pedro de Alzaga, de Cuarto Poder, y han tomado la palabra Enrique Bayo Falcón, de Público; Cristian Alarcón, de Infojous Noticias; Enrique Naveda, de Plaza Pública, y Esteban Hernández, de El Confidencial.

Enrique Bayo Falcón, de Público, ha sido el primero en hablar. Ha puesto un ejemplo que les toca de cerca. “Ahora, con poner la palabra ‘Podemos’ en un titular tenemos garantizadas la visitas”. Tras esta afirmación ha rememorado la época -hace cuatro días en tiempo real, eones en tiempo virtual- en la que Pablo Iglesias y Monedero arañaban espacio en su medio cuando aún no eran nadie. Nadie en comparación con quienes ahora son, claro. Un ejemplo de cómo un medio digital puede marcar la agenda, aunque los periódicos tradicionales -y con olor a rancio, algunos- pasen del tema.

“La mayoría de los que leen Público no pasan por la portada de la web, llegan por redes sociales. Eso marca la agenda ahora. La época en la que las portadas en papel marcaban la agenda ha quedado atrás”, ha señalado Bayo.

Con acento latino, llegado de Argentina, ha tomado la palabra Cristian Alarcón. En la línea de la escuela de periodismo de García Márquez, donde se formó, se inscribió en la red Cosecha Roja, periodismo centrado en el lado ‘noir’ de la sociedad latinoamericana. Y por esos nuevos lenguajes llegó dirigir Anfibia, revista de crónica y ensayos. Nuevo periodismo, en suma. Pero que aún así tiene una “agenda marcada por el acontecimiento”. Qué mejor ejemplo que el reciente caso Nisman, que cubrió la agencia Infojous Noticias, que también dirige. Cometieron un error sobre el caso. Pero pidieron disculpas. Una decisión “transcendental”. Mal trago para el director de un medio, pero mejor darlo que quedarse con el vaso en la boca. La conclusión: “La agenda periodística también es ética: marcamos cuándo hablamos, cuando no hablamos y cuando nos equivocamos, pedimos disculpas”.

Enrique Naveda es un periodista español que lleva diez años en Guatemala, donde en 2011 fundó el diario digital Plaza Pública. “Hay agendas heredadas y agendas propias”, ha explicado. Los medios más influyentes marcan el paso. Los partidos en el poder, también. Y eso es lo que llega a la mayoría de la audiencia, “machaconamente”. “El margen para los medios con agenda propia es mínimo” en este contexto, según Naveda. Pero cada vez los nuevos medios abren el espectro de lo que se puede decir, “en Guatemala se ha notado en los últimos 20 años, y ha sido por las transformaciones sociales, no por los cambios tecnologicos”.

Su medio, Plaza Pública, no sigue la agenda “jamás”. “Bueno, jamás es demasiado, pero por ejemplo no vamos a conferencias de prensa más de dos o tres veces al año”. “Tampoco llamamos a expertos para contextualizar. Lo dejamos de hacer porque son todos miembros de centros de análisis vinculados con las élites”. Ellos, según Naveda, optan por hacer un trabajo de análisis a fondo para definir su línea editorial. Invierten mucho en investigación. Fijan nuevos marcos de interpretación, amplían el foco.

Para Esteban Hernández, de El Confidencial, la aparición de medios digitales ha cambiado el panorama, pero no ha alterado de forma sustancial la agenda. Eso no quiere decir que no haya  tenido consecuencias. “El receptor ahora tiene tanta información que necesita filtros sencillos […] A los medios nos obliga a esforzarnos en la visibilidad, no por tener buenos contenidos se ven más”. Los medios digitales no han conseguido todavía marcar la agenda, salvo casos excepcionales como el Caso Falciani, en el que ellos han metido baza. Y vuelta la mula al trigo podemita: “Podemos empezó por la visibilidad. No fue producto de un impulso desde abajo, sino de los medios de masas que les dieron espacio”, ha puesto como ejemplo.

“¿Quién marca la agenda?”, ha preguntado el moderador. Enrique Bayo: “la tele”. Cristian Alarcón: “el dinero”. Naveda: “lo que ha dicho Cristian”. Esteban Hernández: “las personas influyentes en las grandes empresas”.

XVI CPD. Arsenio Escolar, “metiendo el dedo en el ojo” en el #CongresoHuesca

Arsenio Escolar, director de 20Minutos, ha sido el encargado de romper el hielo del XVI Congreso de Periodismo Digital de Huesca. Lo ha hecho “metiendo el dedo en el ojo” y con un decálogo final muy aplaudido. Se ha arrancado recordado que ya hace 15 años que se fundó su diario, segundo medio on-line con más lectores en castellano del mundo, y segundo en el EGM en papel. “Veo caras de sorpresa, aunque este congreso sea muy innovador, muchos os informáis solo en papel. Nos borran del EGM, como hacía el estalinismo con los personajes incómodos en las fotos oficiales”. Y así ha querido marcar el tono de su cañera intervención.

“Metiendo el dedo en el ojo” ha titulado su breve charla, echando mano de la alegoría del cartel de Paco Roca para este congreso. “Siempre me ha gustado chinchar”, se ha arrancado, para decir que él no está con “esa prensa que aspira a poner y quitar alcaldes, con trastiendas complicadas. Preferimos simplemente meter el dedo el ojo informando, que sean los lectores los que se formen su opinión, que sea la sociedad la que ponga y quite dirigentes”.

Y aunque ha asegurado que ha venido para presentarse como modelo, Arsenio Escolar se ha permitido, con sus 37 años de profesión a las espaldas, plantear algunas dudas sobre la profesión que han resonado como campanas catedralicias.

Las bases de nuestra democracia están en la libertad, la justicia, el pluralismo y la igualdad. “Las tres primeras parecen vigentes, pero no la igualdad”, ha denunciado. “Los periodistas parece que miramos para otro lado… Queridos colegas,¿dónde estábamos mirando hace 10 años, cuando nos consideramos tan listos?”. Y ha seguido el interrogatorio sin respuestas: “¿No creéis que el cuarto poder ya se ha rendido al resto de poderes, que nos han absorbido y nos han convertido en un gatito sin uñas, sin que le hayamos puesto antidoto a ese proceso?”. Con tanta pregunta, ha parecido que el foco estaba apuntando al público, no al ponente.

Arsenio tenía el látigo de fustigar a pleno rendimiento: “Hemos hecho un periodismo demasiado obsequioso con el poder, blando, de Estado, acrítico…”. Zas. Zas. Zas.

“Solo expreso dudas”. “Y arreas hostias”, se la habrá cruzado por la mente a más de uno. “Os invito a que os preguntéis lo mismo, que os cuestionéis si aún metemos el dedo el en ojo. Si la respuesta es no, preguntaos por qué. Debemos aplicarnos el mismo diagnóstico que le hacemos a la política”.

Y tras las dudas, ha llegado el tiempo del ‘decálogo’ de Arsenio. Una especie de manifiesto que ha quedado clavado -o debería- en la frente de los congresistas.

El dedo en diez ojos, según Arsenio Escolar

Uno. No a las ruedas de prensa sin preguntas. No, no y no. 

Dos. Si metes la pata, sácala. Hay que rectificar, y bien.

Tres. Ojo con las dádivas y los regalos. 

Cuatro. Hemos de ser más trasparentes con los lectores respecto a la propiedad de nuestro medio.

Cinco. No a la publicidad institucional opaca.

Seis. No a las ayudas y subvenciones opacas a medios de comunicación.

Siete. No a la prensa proxeneta [por los anuncios de prostitución que aún aparecen en algunos diarios]

Ocho. Acabemos con el estereotipo de que todo lo impreso es malo y todo lo on-line bueno.

Nueve. Para los jóvenes de la profesión: deberíais venir bien equipados en castellano, además de en tecnología. 

Diez. No más periodismo cómplice, opaco y engreído. Necesitamos un periodismo ético.

Nadie está libre de pecado, pero solo queda añadir: Amén.


Twitter furtivo

Categorías

Archivos con gafas

Creative Commons License
Ojos de Miope by Óscar Senar Canalís is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Unported License.
Based on a work at oscarsenarcanalis.wordpress.com.
Permissions beyond the scope of this license may be available at https://oscarsenarcanalis.wordpress.com/.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.