Nunca tengas mitos

Nunca tengas mitos. Algun día vendrá alguien a jodértelos, y lo más seguro es que ese alguien sea el propio mitificado.

Hace unos años, cuando volvía de coger melocotones por la tarde,  merendaba mientras veía ‘Doctor en Alaska’, que reponían en la recién nacida Aragón Televisión. Cómo me molaba esa serie. El pobre doctor Joel Fleischman se las tenía que ver con las extravagantes personalidades de aquel pueblo perdido de Alaska, Cicely. Qué quieren que les diga, a mi aquello, a pesar de los miles de kilómetros de distancia, me resultaba familiar.

Aquella serie hoy sería un fracaso. Capítulos largos de cojones, sustentados por conversaciones más o menos sustanciosas, con un humor que nacía del ‘choque de civilizaciones’ entre un médico judío urbanita y aquellos pueblerinos con sus propia forma de entender el mundo. Además de todo esto, la trama se sustentaba en gran parte en la tensión sexual no resuelta entre Fleischman y la piloto Maggie O’Connell.

Maggie O’Connell. Qué mujer. Guapa, pero no espectacular, su encanto residía en su fuerte personalidad. Una tía algo neurótica pero de armas tomar, feminista, independiente, el contrapunto ideal para aquel médico que representaba todos los clichés de los judíos de Nueva York, y al que de vez en cuando le salía un ramalazo a lo Woody Allen. O’Connell, aquel mito de tardes de verano, estaba interpretada por la actriz Janine Turner.

Parece ser que la tal Janine Turner hizo algo más después de ‘Doctor en Alaska’, pero de bueno que sería ya nadie se acuerda… Y así hasta que, hace poco, el Dr. Repronto twitteo esto: “OJO: La piloto de Doctor En Alaska vende Yoga Cristiano (“Christoga”) para adorar mientras tonificas sin perniciosas influencias orientales”. No daba crédito, pero el mensaje iba acompañado de una imagen y un vídeo:

Ea, aquella chica de fuerte personalidad, la piloto O’Connell, se había entregado a las bondades de la cirugía estética y de la oración deportiva. El golpe era muy fuerte. El vídeo aún pegaba con más potencia:

Dos en uno, tonifica tu cuerpo y tu alma con Jesucristo. Lo dicho: no tengas mitos.

Anuncios

1 Response to “Nunca tengas mitos”


  1. 1 Javi mayo 15, 2010 en 8:55 pm

    Kirk Cameron, el de Los Problemas Crecen, también creo que fundó una inglesia cristiana de no sé qué 🙂

    No me gustaba mucho esta serie, entre otros motivos, por el señor gordo ese de la gorra que hacía de cacique del pueblo, la pareja rara del bar y uno que vivía en una burbuja y estaba todo el día con un spray en las manos :(((

    La que realmente echo de menos muchas veces es El Príncipe de Bel Air :))) Y ahora Will Smith es mucho más Bel Air que el propio Bel Air jaja, ¡Es el Tom Cruise afroamericano! :)))


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Twitter furtivo

Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

Categorías

Archivos con gafas

Creative Commons License
Ojos de Miope by Óscar Senar Canalís is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Unported License.
Based on a work at oscarsenarcanalis.wordpress.com.
Permissions beyond the scope of this license may be available at https://oscarsenarcanalis.wordpress.com/.

A %d blogueros les gusta esto: