Yo anduve con un zombi llamado Carrefour

La historia es irónica hasta en los detalles más nimios. La carrera del muerto viviente como monstruo de la cultura popular arrancó a principios del siglo XX con una serie de relatos y ficciones que tomaron la figura del zombi haitiano y lo aplicaron en un contexto de terror victoriano. El zombi del folclore -y hay quien dice que de la realidad- de Haití era un muerto rescatado de la tumba para trabajar como esclavo en las plantaciones de la isla.

Este no muerto empezó a deambular por la cultura popular de esta guisa, hasta que George A. Romero lo convirtió en un ser “que aparece porque sí” con ‘La noche de los muertos vivientes’ (1968) y la posterior y más influyente ‘El amanecer de los muertos’ (1978). En esta película, que transcurre en gran parte en el interior de un centro comercial, no son pocos los que han visto una crítica encubierta al sistema capitalista.

Fuera o no la intención de Romero, la figura del zombi ha quedado asociada al reflejo que nos devuelve el espejo de la sociedad consumista. El no muerto se ha convertido así en una potente metáfora del homo consumista que, con más o menos asiduidad, todavía aflora en películas, series e incluso en el lenguaje cotidiano.

La pequeña ironía viene cuando, al buscar entre las películas pre-Romero en pos del zombi primigenio, uno se encuentra con la joya ‘Yo anduve con un zombi’ (Jacques Tourneur , 1943). Se trata de una producción de la RKO que mezcla el terror gótico anglosajón con la magia caribeña, en la que una enfermera canadiense se verá inmersa en el misterioso mundo del vudú haitiano. ¿Y con quién se cruzará en su camino esta moza? Con un enorme negro zombi, guardián del cruce de caminos, de nombre Carrefour. Y el zombi Carrefour da un miedo que te cagas… Casi tanto como pasar una tarde dentro de uno de esos supermercados, antes llamados Pryca, en los que Romero aún podría grabar una de sus películas sin gastarse un duro en extras.

Anuncios

1 Response to “Yo anduve con un zombi llamado Carrefour”


  1. 1 Ruzilam diciembre 6, 2013 en 3:41 pm

    Bueno, lo de que los zombies de Romero (que en la primera parte de la película no se les llama zombies en ningún momento) no aparecen “porque sí”. Si conocieras el libro original de John Russo, verías que tampoco se le da mucho espacio al origen de la epidemia zombie. Se habla de una nave tripulada por astronautas que vino del espacio infectada. Y en la película, cuando consiguen hacer funcionar la televisión, el presentador de informativos que aparece lo menciona de pasada. Te falta mucho para poder hablar así de cine de terror. Mucho.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Twitter furtivo

Categorías

Archivos con gafas

Creative Commons License
Ojos de Miope by Óscar Senar Canalís is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Unported License.
Based on a work at oscarsenarcanalis.wordpress.com.
Permissions beyond the scope of this license may be available at https://oscarsenarcanalis.wordpress.com/.

A %d blogueros les gusta esto: