Freddy y yo

Cuando atábamos los perros con longaniza, escribí esto para el Jerald. Lo escribí con tanto cariño como si redactara un pasaje de mi vida. Este año se cumplen 20 años de la muerte de Freddy Mercury. En mi casa éramos y somos todavía mucho de Queen. Pero Queen, queridos, no es un grupo de modernos. Así que pocos, poquísimos artistas de la actualidad -salvo Mika- alardean de influencias de la banda británica. Pero, ¡qué cojones! A mi me gusta Queen.

No sé si lo he soñado o es cierto, pero en mi memoria está grabado a fuego que en Televisión Española había un espacio que se llamaba ‘Momentos musicales’ o algo así, en el que durante una época pusieron ‘I want to break free’ como si no hubiera un mañana. Un señor disfrazado de ama de casa… ¡Y con bigote! Aquello era lo más. Y venga vueltas al casete de Queen en el radiocasete de doble pletina. Servidor no lo ponía, que no quería reconocer que aquello le gustaba, pero aquel aparato se sabe de memoria la discografía de Queen.

Supongo que si Freddy Mercury no hubiera muerto, ahora Queen sería como todos los grandes grupos británicos, que cuando se hacen mayores parecen señoras que van a tomar el té (solo hay que mirar a Brian May). Pero Queen no ha pasado a la inmortalidad por la muerte de Freddy, lo ha hecho por sus propios méritos musicales y artísticos . ¿Qué grupo de rock actual podría llenar estadios como lo hacía Queen? Y hablamos de un grupo un tanto rara avis, que no armaba jaleos, cuyos miembros no discutían.

La muerte de Freddy. Cómo me sacudió aquella noticia. Entonces se asoció mucho al sida, y fue un toque de atención a muchas conciencias que miraban para otro lado. Pero para mi, la muerte de Freddy siempre estuvo unida a la dignidad. Vivir a tu manera, morir a tu manera. Y saber que te mueres dejando lo mejor de ti como legado. Freddy sabía que se moría, su físico se estaba degradando de forma acelerada. Y mientras la vida se le escapaba, mientras el cuerpo le decía basta y su entorno no entendía cómo podía soportar aquel último esfuerzo, se empeñó en meterse en el estudio de grabación. Quiso mandar un último mensaje. Para él mismo. Para Brian, Roger y John. Para el mundo. El show debe continuar.


 

Anuncios

1 Response to “Freddy y yo”


  1. 1 super beta prostate mayo 16, 2013 en 4:45 pm

    Great article! We are linking to this great content on our site.
    Keep up the great writing.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Twitter furtivo

Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

Categorías

Archivos con gafas

Creative Commons License
Ojos de Miope by Óscar Senar Canalís is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Unported License.
Based on a work at oscarsenarcanalis.wordpress.com.
Permissions beyond the scope of this license may be available at https://oscarsenarcanalis.wordpress.com/.

A %d blogueros les gusta esto: