XVI CPD. Narrar la realidad de la desigualdad #CongresoHuesca

Hora de pesos pesados. Enric González, Soledad Gallego-Díaz y Carlos Dada se han subido al escenario del XVI Congreso de Periodismo Digital de Huesca para conversar sobre la desigualdad. Algo que sonaba a Tercer Mundo hace una década, y ahora tenemos en la puerta de nuestra casa, e incluso dentro. Pero… ¿Por qué interesa la desigualdad y no la pobreza? Eso ha planteado como punto de inicio la moderadora, Lucila Rodríguez-Alarcón, de Oxfam Intermón.

“Antes de hablar de desigualdad habría que hablar de igualdad, que es un principio básico”, ha respondido Enric González. “Es algo de lo que somos conscientes desde hace tiempo, lo ve hasta el ciudadano peor informado. No hay que luchar contra la desigualdad, hay que pelear por la igualdad”. Para Soledad Gallego-Díaz “el discurso de la igualdad se retiró del debate político, parecía algo caduco. ¿Por qué ahora resurge? De pobreza habla Caritas, mientras que de desigualdad habla Harvard”. Y más allá de Piketty y compañía, lo que está claro es que “la desigualdad afecta a cada vez más gente”.

Carlos Dada, de El Faro de El Salvador, añade desde su experiencia y perspectiva que “la desigualdad ayuda a explicar los fenómenos mejor que la pobreza. En Centro América, por ejemplo, explica la violencia”. Y pone un ejemplo demoledor: “En mi diario intentamos hacer un estudio de qué municipios tenían menos homicidios; solo en siete no había habido uno en los últimos cinco años. Y dos de estos son de los más pobres de El Salvador. Lo que ocurría en esos pueblos es que todos sus habitantes eran pobres”.

Y claro, en todo este relato tienen que ver los periodistas. “No estoy del todo seguro de que un periodista pasivo ante las idioteces de su empresa, que asume cosas inasumibles, luego cuando sale y trata de contar lo que ve tenga el mejor ánimo para afrontarlo”, ha reflexionado González. “Supongo que ese periodista acepta como inevitable los fenómenos del capitalismo”. Conclusión: “Vamos mal”.

Aunque la situación empuje a tomar partido, Gallego-Díaz ha remarcado que “los periodistas no están llamados a luchar contra la desigualdad, su trabajo es contar la realidad. Si sales con prejuicios no cuentas bien. Pero este debate de la desigualdad ha abierto una brecha, y ha permitido que los periodistas ampliar su foco, enfrentarse a los jefes para proponer estos temas”.

Pero tocar estos temas es peliagudo. Y peligroso. Carlos Dada lo vive en sus carnes en El Salvador. “La desigualdad afecta a la sociedad en la que vivo, permite que quienes toman decisiones no estén en contacto con cómo vive la mayoría de la gente. El periodismo nos exige contar esas realidades y buscarles explicación”.

En España puede que no haya tanta impunidad como en El Salvador, pero como señala Gallego-Díaz, aún así “todos los días vemos desahucios”. “La crisis ha hecho desaparecer a algunos políticos del tablero, pero… ¿Dónde están los que provocaron la crisis? En el mismo sitio. Toda la plana mayor del estado financiero español permanece e incluso se ha hecho más rica”.

¿Cómo narrar la desigualdad desde medios propiedad de quienes no tienen escrúpulos? Para González, la culpa de las lagunas informativas no se debe tanto a las presiones entre bambalinas como a la actitud de los periodistas. “Hemos sido tontorrones, creyéndonos lo que nos decían sin necesidad de que la banca propiedad de los grandes medios nos apretara demasiado”. Un claro ejemplo: “La cuestión de los desahucios ha sido detectada por la prensa muy tarde”. Y cuando el tema sale a la palestra, “nos falta el cuajo para decir que no entedemos las explicaciones que nos dan”, ha denunciado Gallego-Díaz.

“Antes las campañas de los medios no dejaban impertérritos a los poderes, pero ahora los políticos no reaccionan ante los escándalos”, ha continuado la veterana periodista. González, también bregado, le ha dado respuesta: “Eso sucede porque los grandes medios ya no son grandes, y porque hemos llegado al colmo del cinismo, de plantear que cosas como la desigualdad son inmutables y eternas. Es el famoso ‘hago lo que tengo que hacer’ de Rajoy”.

En El Faro dan seis meses a sus periodistas para escribir una crónica. Dada ha explicado que los fenómenos complejos requieren dedicarles tiempo para encontrar las respuestas que el ciudadano no tiene tiempo de buscar por sí mismo… Otra cosa es que hacer ese tipo de periodismo sea rentable. Y mientras esos sucede en El Salvador, Dada se sorprende por el panorama mediático español: “coges la prensa clásica y cada periódico cuenta un país distinto”.

Anuncios

0 Responses to “XVI CPD. Narrar la realidad de la desigualdad #CongresoHuesca”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Twitter furtivo

Categorías

Archivos con gafas

Creative Commons License
Ojos de Miope by Óscar Senar Canalís is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Unported License.
Based on a work at oscarsenarcanalis.wordpress.com.
Permissions beyond the scope of this license may be available at https://oscarsenarcanalis.wordpress.com/.

A %d blogueros les gusta esto: